lunes, 13 de febrero de 2017

Exactamente

Dirigía mi mirada hacia el infinito
buscando sin buscar en la nada
ocultándome en mis fantasías.
Las ilusiones no significaban que fuese osada.
Amante nula de las oportunidades
un cantante y letras ante el micrófono,
la huella más perpetua sobre la arena.
Al contemplarte me convertí en suicida ante el abismo.

Fueron dos pozos esmeraldas
los motivos de suspiros vendavales,
el desfogue de sustancias y alquimia
el big bang, la avanzada de militares.
¡Basta de cacerías!
Perdida en el fuego de tu mano
ardiendo enteramente sobre tu mejilla
llenado con tu alma, mi pasado.

Dulce veneno enterrado en mi sangre.
Cálculo perfecto de mi elipse
droga y perfume enervante
sueño, gloria y lo sublime
Dime cuantas palabras, de tu vocabulario,
ordenaste para tirar tu hechizo.
Esos besos, narcóticos de sal caliente
Esos dedos, puñales suaves asesinándome la piel.

Soy presa, esclava, devota y fiel a ti
trenzaste tu maraña de perfecciones
Alrededor de mi cuerpo desnudo.
Me entregaste al cielo
robaste mi aire suavemente.
Tu voz, tan perfecta a mis oídos,
tu sonrisa encuadra tan bien en tu mirada,
tu amor, este amor, mi sentimiento preferido.
Anhelo verte reflejado en mis pupilas,
derretirme en tus llamas.
Soy y no soy…
soy tú, soy yo, somos ambos seres.


Nancy BlueAngl



Fotografía de Elisa Ortiz
El ojo mecánico de mi alma http://elojomecanicodemialma.blogspot.mx